jueves, 30 de mayo de 2013

Nuestro gran error, "mi" gran error

























El otro día el mayor volvió a tener una "crisis". Llamo a esto cuando explota ya. Él es bastante tranquilo y de los que lo van guardando dentro y el domingo que, además estaba cansado, estalló contra el mundo, contra la vida, el insti, el trabajo, la sociedad, algunos profesores y...en fin eso, la vida en general.

La verdad que no es una sensación nada agradable ver que tu hijo "siente" todas esas cosas, intentas hablar con él y hacerle entender y, yo creo que, incluso sufre más porque lo entiende pero por supuesto no le gusta. Claro que a nosotros tampoco nos gusta ¿a quién le gustan las injusticias?

Afortunadamente hasta ahora, creo que lo vamos llevando de la mejor manera que podemos, aunque a veces he de confesar que nos preocupa, pero pensaremos sólo en el pasito a paso.

Cuando ocurren estas cosas uno piensa en la parte de culpa que puede tener, por desgracia han tenido que vivir la situación de nuestro país en carne propia, y no nos quejamos que hay circunstancias mucho peores, pero el ver como la gente preparada y que ha estudiado está sin trabajo y sin perspectivas del futuro que pueden merecer les afecta, les hace pensar para qué sirve todo, el ver como sus padres buscaban trabajo sin encontrar ninguna oportunidad lo han sufrido como algo por lo que "¿para qué merece la pena luchar? ¿para pasarse la vida como una mierda? ¿para que los pelotas y enchufados sin hacer nada lo consigan todo y los demás aquí como unos pringaos? ¿para qué merece la pena vivir así?" Sé que es duro, y ojalá no tuvieran que haber conocido todo esto, los niños son los que menos deberían sufrir las consecuencias de estas crisis, pero hemos intentado que vea la parte "positiva", el cómo sus padres a pesar de todo, de lágrimas, nervios, estrés han seguido como han podido, el ver como nos ha servido para conocer la gente que está a nuestro lado, las sorpresas de las personas que nos han ayudado y las que han "desaparecido"...Nosotros no tenemos la culpa de lo vivido, esa fase de sentirse culpable ya la hemos pasado y sé que al final ha servido para aprender todos un poquito más, aunque también es verdad, que ojalá no hubiéramos tenido que aprender esa lección...
Pero a lo que iba que me voy del tema, todas esas lágrimas de mi hijo me hicieron pensar y creo que apareció uno de los grandes errores que estamos cometiendo como padres desde que les diagnosticaron como niños de Altas Capacidades, y también lo cometen los profesores y demás.

Cuando un niño saca buenas notas, se porta bien, etc todo el mundo le da la enhorabuena, le aplaude, se siente orgulloso de él o ella ¿cierto verdad? Es lo que se llama el refuerzo positivo, ese con el que consigues mucho más que con cualquier castigo ( refuerzo negativo) Bien, pues cuando un niño es declarado de Altas Capacidades...se acabó el refuerzo positivo, esas buenas notas no se celebran, se pide más "¿Un 9??? Tú eres de 10, puedes sacarlo perfectamente. Hay que esforzarse más" Si alguien realiza un "buen" trabajo, a ellos se les exige perfecto (y la perfección no existe). Esto incluso viene en los informes de diagnostico, "exigirles lo mismo que a los demás pero mejor" ¿por qué??? De este modo hemos acabado con los refuerzos positivos y por tanto con la motivación. Ellos mismos se dan cuenta de que a otros les "aplauden" logros menores y a ellos ya nada, aunque se hayan esforzado, porque no está perfecto, porque ellos pueden más, porque son superdotados, mentes geniales y estupendas que podrán hacer en el futuro cosas que otros nunca podríamos ni imaginar ¿de verdad? ¿lo creéis así?? Yo pienso que podría ser, pero de este modo lo veo difícil.
Yo soy la primera que les exijo, la primera que se queja y les pide más y también he sido la primera que ya he tenido que pedirles perdón. He tenido que decirles que estoy orgullosa de ellos como son y que aprecio todo lo bueno que hacen que es mucho, que a veces exijo lo que creo justo, porque tampoco es cuestión de que "se dejen" y hagan lo que les de la gana, intento que vean que la ganancia será para ellos, que disfruten en la medida de lo posible, pero está claro que muchas de las clases siguen siendo aburridas para ellos.

Tenía un profe que era al revés de los demás, aquel que os contaba que lo tenía super motivado. Ese profe llegaba a clase y decía a sus alumnos:
"Si a alguien no le interesa mi clase puede irse o sentarse al fondo y no hacer caso pero tampoco molestar" Y los que querían atender, que además eran mayoría, no perdían ni un momento de motivación con él. Me diréis ya, pero eso no es justo...está dejando de lado a otros alumnos...¿sí??? ¿de verdad??? Eso pasa cada día con los nuestros, así que perdón por la suerte que tuvieron en ese momento, mi hijo y sus compañeros que ahora que se lo han cambiado lo echan de menos.

Con todo esto quiero decir que no deberíamos olvidar que sí, que tienen unas capacidades diferentes, pero siguen siendo niños y, que lo importante en estos momentos, es su "profunda" manera de sentir, que algo que puedes decir con toda la buena intención del mundo les puede hacer hundirse en el más hondo pesimismo e incluso deprimirles y el más mínimo halago les llena de vida, como cuando el otro día el peque salió todo feliz y sorprendido diciéndome: "Mamáaaaaaaaa, que hoy el profe de educación física me ha dado la enhorabuena". No veas que respiro, porque además sé que ha tenido que portarse muuuuuuuuuuy bien para ello ;)

miércoles, 29 de mayo de 2013

La libertad de Matías






Entre algunas de mis viejas revistas de "Maestra Infantil" que aún conservo, encontré un artículo interesante que pensé que os podía gustar o, quizá al menos, nos haría reflexionar. Aquí os lo copio:







                                                  La libertad de Matías.

"Nuria quería educar a Matías para que fuera un chico libre. Pensó en llevarlo a un centro de Educación Infantil, pero le daba pena levantarlo tan temprano si podía quedarse en casa con la abuela.
Cuando cumplió seis años empezó a ir al colegio, pero le costaba levantarse y acordó con la directora que "le perdonaran los retrasos".
Estudió música, pintura, jugó al fútbol, fue a un taller de ciencias, hizo teatro. Casi todas estas actividades terminó por abandonarlas, porque le costaba la continuidad y el esfuerzo. Aunque siempre los profesores le decían a Nuria: "Mati es un amor, es supercreativo, pero se aburre con la práctica y el trabajo más riguroso".
Terminó la secundaria tras repetir algún curso, pero eso no fue un problema, porque era muy inteligente. Sus notas..., las mínimas, aunque muy altas para el esfuerzo realizado.
Es muy cariñoso y querido, pero hay que entenderlo, "su mundo es su mundo", hay que comprender su estilo. Es muy productivo con las cosas que le gustan, pero "hay que dejarlo tranquilo", las cosas las hace a "su manera".
¿Logró Nuria su objetivo? ¿Es Mati un chico libre? ¿Será  también un adulto libre? Alguien podría responder que sí lo es, siempre que lo dejen hacer las cosas a su manera, en los tiempos que él admita: entonces, será una persona libre y creativa.
Pero ¿podrá encontrar el modo de hacer lo que quiera cómo y cuándo quiera? Nuevamente, alguien podría responder: "solo si está Nuria para garantizarle esas condiciones o para pelearse con `el mundo´".
La verdad es que lo más probable es que Mati tenga que ser libre "a pesar" de las condiciones que le plantee el mundo, deberá encontrar el modo de adaptarse a las normas y exigencias de la sociedad e intentar hacer las cosas que quiere y le gustan. Y Nuria debe intentar que pueda hacerlo sin la necesidad de que ella esté, porque, en caso contrario, su libertad dependerá de ella, y eso no es libertad.
Pero, entonces, ¿no es bueno que niñas y niños tengan una infancia feliz? ¿Los tenemos que educar de un modo "duro" para que soporten los rigores del mundo adulto?
No. Seguramente, lo que mejor prepara para ese mundo es el afecto, el diálogo y la comprensión. Pero no cuando los padres se interponen entre los chicos y la realidad.
¿Hay normas en la escuela, en un restaurante y en un cine? ¿Hay límites entre lo que quiero y puedo tener? ¿Puedo alcanzar lo que quiero sin esfuerzo?
La tarea de los adultos es acompañar a niños y niñas en el proceso de asunción de responsabilidades y normas, no tratar de que no les lleguen. Estamos para pensar juntos los mejores modos de afrontarlas, los modos de encontrar nuestro espacio dentro del "magma" de las obligaciones, de "ser nosotros mismos" sin dejar de dialogar con la sociedad.
Este proceso tiene momentos de frustración, de enfado, en los que uno no entiende "por qué". Estamos para ayudarlos a dar respuesta a los "porqués", y también para asumir que hay cosas que debemos hacer aunque no sepamos o no estemos de acuerdo con el "porqué". Y somos libres cuando esas obligaciones no nos "cierran las ventanas" por las que salimos a disfrutar, crecer, inventar y construirnos a nosotros mismos.
Nuria tiene que educarlo para que sea libre cuando ella no está. Para que pueda adaptarse al mundo, trabajar, estudiar, construir una familia, relacionarse con amigos, sin dejar de "llenarse de ventanas". No somos libres por dejar de cumplir con las obligaciones que nos impone la sociedad, sino justamente porque podemos cumplirlas y, además, "volar, inventar y disfrutar".
Creo que la "libertad de Matías" es muy limitada, solo funciona en el "mundo de Nuria".

                                                                       Gustavo Iaies. Licenciado en Ciencias de la Educación.    
                                                                                     Revista Maestra Infantil.


lunes, 20 de mayo de 2013

Artículo interesante: SOBREEXCITABILIDAD Y SUPERDOTADOS

Me ha parecido super interesante este artículo del blog de "Cristina Silvente, Apuntes de Psicología" en el que habla de la intensidad, la sensibilidad y la sobreexcitabilidad somo características de los superdotados.
Quizá os resulte un poco largo de leer pero a mi me ha parecido que describe muy bien esas cosas que vivimos y a veces no sabemos muy bien como explicar. Parece que los padres nunca sabemos de lo que hablamos pero si lo dice un "especialista" con "mejores" palabras suena como "más verdad" así que, cuando además, lo explican de manera que estás tan de acuerdo lo mejor es compartirlo.

Habla de que:

"Uno de los resultados de la búsqueda de la equidad educativa y social ha sido una disminución de la apreciación de la diversidad y de las diferencias individuales. Individuos altamente dotados, por su singularidad, pueden caer en la creencia pública y personal de que no están bien. Es de vital importancia que cuando se hable sobre SE las personas se dan cuenta de que la sobreexcitabilidad es sólo una descripción más de lo que son, como ser alto, asiático o zurdo. Dado que la SE es un rasgo innato, no puede ser aprendida! Por tanto, es sumamente importante que aceptemos nuestra sobreexcitabilidad, niños y amigos. Esta aceptación proporciona validación y ayuda a la gente a liberarse de sentimientos de “rareza” y de aislamiento."


Y también nos dice entre otras cosas algo muy importante:


"Todas las personas merecen respeto y deben ser escuchadas y respondidas con agradecimiento. Las personas SE necesitan esta comprensión y paciencia en un mayor grado porque están experimentando el mundo con mayor intensidad y tienen que ser capaces de compartir su intensidad y los sentimientos de diferenciación para prosperar." 



Para leer todo el original pinchad en la siguiente frase y se os abrirá en una nueva ventana:

                              SOBREEXCITABILIDAD Y SUPERDOTADOS


viernes, 17 de mayo de 2013

Tertulia en la radio sobre Altas Capacidades

Sonia M Blanco del blog  Hablando en confianza, y varias páginas más, se ha unido con otras personas de Altas Capacidades y han creado en Asturias un Grupo de Trabajo y Apoyo a las mismas. Llevan ya un tiempo con el blog del grupo que podéis conocer aquí:
                       
                                GTA de Altas Capacidades

Pero para presentar su grupo "oficialmente" han tenido una tertulia muy interesante en un programa de radio que podéis escuchar o descargar desde el enlace que han escrito en su última entrada:

                              Presentación en radio parpayuela

La duración es de unos 55 minutos pero os invito a escucharla si tenéis tiempo y os interesan las Altas Capacidades. Sus diferentes puntos de vista y su visión de que las AC no terminan con la escuela, sino que son algo que influye en nuestra manera de ver la vida siempre a mi me ha gustado. Además pueden hacer pensar a muchos adultos en las posibilidades de ser o no ser también superdotados.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Bibliotecario por un día



Los martes en la Biblioteca Pública de León tienen una actividad muy interesante y divertida para los niños en la sala infantil. Lo primero es pasar por allí unos días antes para pedir hora porque sólo se admiten cuatro niños cada vez, aunque podéis tener la suerte de que alguien no asista y quede libre un hueco.

Pues hablé con los peques y les comenté la idea para ver que les parecía. Tengo la suerte de tener una amiga bibliotecaria desde hace años y cuando eran pequeñitos ya les enseñó alguna vez un poco como funcionaban las cosas pero de esta manera y al ser más mayores es mejor aún.
Total que primero apunté al peque (porque el mayor tenía su programa de radio y no nos daba tiempo, aunque por otros motivos pudo asistir la siguiente semana) y allí nos presentamos un poco antes de la hora. Es de 6 a 7 de la tarde.



Les colocaron un distintivo de ayudantes y les fueron explicando como estaban ordenados los libros, los tejuelos, que si alguien no lo sabe, son esos números y letras que aparecen siempre pegados en los lomos de los libros de las bibliotecas. Les enseñaron a poner los sistemas "antirrobo" de los DVDs, a dar cita a otros niños para la hora del ordenador...¡incluso a responder dudas de la gente que aparecía por allí preguntando!!
Claro que siempre estaba por allí el bibliotecario por si le necesitaban y ayudando.

Teníais que verlo ordenando cada libro en su lugar. Algunos, en la sala infantil, llevan unos distintivos diferentes para indicar que un libro es de acción, de misterio, etc...Eso también se lo enseñaron y en un momento se me acercó y me susurró:

- Mira mamá, ahora con esto que nos ha explicado sólo nosotros sabemos diferenciar los libros con este símbolo,jejejejeje



Al terminar les regalaron entre otras cosillas un diploma con el que Jose, el bibliotecario, les dijo que podrían trabajar en cualquier biblioteca del mundo como ayudantes infantiles...¡No veas qué caras!!! Creo que es la primera vez que he "sentido" pequeño o más infantil a mi hijo. Vino a enseñármelo todo y a contármelo y me preguntó:
- Mamá, me ha dicho que con este título ya puedo trabajar en cualquier biblioteca del mundo ¿será verdad? ¿No tendré que sacar el de mayores?
Aguantándome la risa le dije:
- No sé, imagino que necesitarás el de mayores, pero igual de ayudante para las salas infantiles sí. Pregunta a Jose y así te lo explica.
También creo que fue de las primeras veces que me creyó inocentemente con estas cosas :)

(El mayor cuando fue me preguntó si le valdría para el CV, jejeje)


Así que después de lo vivido sólo quiero recomendaros esta actividad, no sólo a niños de Altas Capacidades, a cualquiera, es algo que sirve para todos. Una experiencia única y diferente, entretenida y con la que aprenden a conocer el trabajo de otras personas.
Lo que sí creo es que sólo es posible realizarla una vez cada curso, pero es normal teniendo en cuenta que es algo para todos los niños y niñas de la biblioteca ¿no?

Yo aproveché a leer un ratito también y me encantaron los carteles que cuelgan por las paredes hablando de los libros y la lectura, por eso los comparto también. Muchos padres se preocupan de que sus hijos no leen, de como hacer que lean...pienso que esta es una manera diferente y los bibliotecarios están para ayudarnos, después de todo como dice aquí: "No todos los libros le valen a cualquiera"



Si os gustaría saber más sobre las actividades infantiles que se realizan en la Biblioteca Pública de León os recomiendo seguir su interesante blog pinchando en la siguiente frase:

LEONARDO. Blog infantil de la Biblioteca Pública de León

Y para los que no sois de aquí visitad las Bibliotecas de vuestras ciudades y pueblos porque seguro que habrá cosas interesantes para hacer ;)
Ya me contaréis.


lunes, 13 de mayo de 2013

Una de cal y otra de arena...pero me quedo con lo bueno


Empiezo por lo que me sorprendió y decepcionó para así acabar mejor la entrada. El otro día me comentaron de unas maestras que "no quieren saber absolutamente nada de los niños de altas capacidades", tal cual....se me debió quedar cara de imbécil pero mi pregunta fue: "¿Y se puede hacer algo para que, siendo así, ellas no den clase a nuestros hijos?"
No puedo entender ese "cerrazón" tan absoluto ¿por qué? Me preguntaba qué hubiera pasado si se hubiera hecho con cualquiera de las demás necesidades educativas especiales: no se hubieran inventado las gafas, no se haría la letra grande, si un niño no aprendiese a leer no pasaría nada, total podría seguir viviendo, para qué molestarse con un síndrome de Down o cualquier otra deficiencia psíquica, para qué quitar barreras arquitectónicas...¿a quién quieren dar clase exactamente????¿Qué tipos de alumnos buscan o necesitan???
No sé, realmente no entiendo nada o me estoy perdiendo algo...¡qué pena!!!

Pero por otro lado también me ha ocurrido algo un poco mejor o...quizá yo he intentado que me ocurra que lo mío me ha costado, me refiero en el sentido de "autocontrol, fe, partir de cero, confiar"...no sé como llamarlo. Los que me leéis a menudo sabéis que a principio de curso mi encuentro con el orientador del instituto del mayor no fue de lo mejor que yo esperaba. Bien, pues el otro día nos envió una nota diciendo que desde la Dirección Provincial de Educación pedían un justificante por parte de la academia (para la que me dan la beca) que indicara que mi hijo estaba siguiendo el programa de desarrollo cognitivo, asistiendo a las clases y pagando los recibos. Lo primero, como ya os digo que el hombre se me había atravesado un poco, fue pensar mal, pensar que como no quería que me la dieran para música había puesto algo, que lo quería él para fastidiar o yo que sé. No sé que le pasa con la música, más al ser moderna. Pero al relajarme un poco y hablar con otros padres, me hicieron ver que con la crisis quizá este año sí que lo estaban mirando más y que a lo mejor no era más que eso. Así que pedí la carta a la academia y me conciencié, intenté ir lo más tranquila posible y con la mente lo más en blanco y positiva que pude y amablemente le llevé la carta para ver si valía así o necesitaba alguna cosa más como fotocopias de los recibos o lo que fuera. Me recibió también amablemente y se sigue..."sorprendiendo" o no le gusta mucho que se ponga lo de guitarra eléctrica pero me dijo que valía así, que lo que pedían era eso, saber que estaba asistiendo y pagando. Después me preguntó por mi hijo, que qué tal lo estaba llevando, que si tenía algún problema, que si se había adaptado bien, si tenía amigos, qué tal con los profesores....y que si tenía algún problema no dudara en ponerme en contacto con él....WOWWWWWWWWWW....¿Os podéis imaginar como me quedé? Incluso me dijo que desde las ventanas a ver si lo veíamos para ver qué tal estaba en el recreo porque alguna vez me había comentado que se los pasaba en la biblioteca y me dijo que no era bueno que se "encerrase" (yo estoy de acuerdo). Total, que lo busqué y lo encontré sin que él nos viera (cuando llegó a casa sí que le dije que lo había visto) y estaba feliz con unos amigos y como el orientador dijo: "Anda mira ¡qué bien se lo está pasando! Sin problema, muy integrado. Bien"
Jolines, ¡qué alegría!!! Ya sabéis que cuando me tengo que quejar lo hago pero en estas también. A veces los padres estamos preocupados con otras muchas cosas, tanto que no somos capaces de ver mucho más allá e incluso de pensar correctamente...

Del mismo modo, o quizá porque salí de ahí con ese optimismo y bienestar interior, a la salida del cole pregunté al peque qué tal en educación física esa semana y me dijo que bien, así que le dije: "Pues espera un momentin que voy a hablar con el profe ¿vale?" El pobre me preguntó "¿Y para qué mamá?"
Lo que quería era preguntarle si había mejorado algo (en casa le había tocado charla, creo que os lo conté también, aquel día que el profe estaba harto y os hablé de los "padres objeto") y que había hablado con la tutora y ya sabía que era en todas las clases, que lo sentía y esperaba que siguiera mejorando y que quizá no nos habíamos dado cuenta y él estaba más nervioso por nuestras circunstancias personales en casa que la verdad han estado tensas últimamente con los problemas laborales y demás (vamos, como el resto del país). El profe también me dio las gracias por preocuparme, me dijo que sí que había estado mejor esa semana y que cuando hacía las cosas bien él también se lo decía...Total, que tengo que decir que respiré y no sabéis lo bien que viene esto a fin de curso que ya estamos todos cansados.

Aún así, ya estoy deseando que lleguen las vacaciones como cada año a estas alturas, imagino que como todos, pero al menos ir quitando alguna tensión ¿verdad?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...