martes, 1 de noviembre de 2016

Mujer, superdotada y universitaria

La conocí hace un tiempo de casualidad. Me llamó la atención que le diera un par de "Me gusta" a algo que compartí en la página de facebook pero tampoco le di demasiada importancia porque supuse que acababa de "descubrirme". Un poco después, leí un comentario suyo en otra página en común en el que descubrí que había sido identificada y lo agradecía, pero nunca le dije nada hasta que hace unos días ella misma me lo confesó.
Creo que puedo decir que se sorprendió cuando le dije que lo sabía, eso sí, porque había leído aquel comentario y había visto que seguía mi página, no porque fuera adivina, pero al mismo tiempo me pareció que se sintió cómoda de poder por fin hablarlo con normalidad con alguien.
Así que, era una buena oportunidad para las dos y para muchos de vosotros que me leéis. Le propuse ser una de mis entrevistadas, una chica que ha llegado a la universidad pero no de la manera tan sencilla que todos suponen, una de esas muchas "niñas" que se ocultan y procuran camuflarse pero que terminan estallando. Una de tantas personas que tienen que esconder su verdad sólo porque las personas están llenas de prejuicios y no son capaces de ver más allá de tantos estereotipos.
Tengo que decir que ha estado a punto de dar la cara pero ni yo he querido forzarla porque prefería que fuera sincera y porque, a estas alturas, no es justo que tenga que volver a pasar por las mil preguntas y "pruebas" que otros compañeros les hacen pasar como le ha ocurrido también a mi hijo, no es justo que tenga que explicar su diferencia para que al final nadie la entienda, aunque sé, que con el tiempo, no tendrá ningún problema porque se está preparando para creer en ella y quererse como merece. Aún así, no tiene por qué sentirse juzgada por contar su verdad así que vamos a quedarnos con las respuestas que me dio ¿os parece?


ENTREVISTA A UNA MUJER, SUPERDOTADA Y UNIVERSITARIA




Antes de empezar y como siempre le pido una imagen que la represente o le guste y me envía una flor que le gusta y que no suele ser la típica que te da por favorita cualquiera, la jara



Después de haber charlado con ella (y lo que nos queda siempre que ella quiera) decidimos empezar por el principio.

- ¿Cómo lo supiste? ¿Cuál fue la "sospecha" o por qué te evaluaron? ¿Lo propusieron desde el centro o fueron tus padres?

La verdad es que me realizaron desde muy pequeña un test en el colegio, no recuerdo muy bien si por sospechas de mi familia o de los propios docentes, pero lo cierto es que comencé bastante pronto tanto a la hora de hablar como de leer... etc. Supongo que eso levantó sospechas. 



- ¿Hicieron algún tipo de adaptación o te ofrecieron ayuda en el centro al descubrirlo?¿Trabajaron contigo de modo diferente?


En un principio no, pues consideraron que muchos niños siendo pequeños suelen dar bastante puntuación en este tipo de test, si bien es cierto que tengo el recuerdo de que en alguna clase de 1º/2º de primaria, a mi me llevaban a otra aula a hacer actividades completamente diferentes de las de clase (acertijos, puzzles, repetición de figuras...)


- ¿Te lo explicaron ellos o tus padres, o no lo supiste hasta más tarde?


La verdad es que no lo he llegado a saber hasta los 18, cuando me volvieron a realizar otras pruebas, y por insistencia propia. Pero a lo largo de mi corta vida sabía que era completamente diferente a los demás, y no precisamente en cuanto a gustos musicales...

- Qué crees que te hace diferente del resto, si es que te sientes diferente de alguna manera. 


Por supuesto que me siento diferente al resto. Siempre he dicho que las personas de altas capacidades somos dos mundos idénticos, pero completamente diferentes, y me explico: para mi, las personas de altas capacidades tenemos dos mundos, el que realmente es (con nuestras aptitudes y actitudes), y en el que hacemos ver que estamos. Este último, tanto en mi caso como en algún otro que he conocido, se da bien por miedo al rechazo, por ser señalados, juzgados o simplemente por pasar desapercibidos. Fingimos no saber, no conocer o no ser tan hábiles como en realidad puede que seamos por el mero hecho de tratar de ser "uno más". Al menos esa es parte de la visión que tengo sobre nosotros.

- ¿Piensas que se debería apoyar de alguna manera a los niños, adolescentes e incluso adultos superdotados y de altas capacidades ...o es mejor como dicen algunos "dejarles a ver si se les pasa"? ¿Qué piensas que hubieras necesitado tú?

Desde mi experiencia les diría a los padres que bajo NINGÚN concepto lo dejen pasar. En mi caso fue así, y no recibí ni la atención ni las indicaciones necesarias tanto para temas de concentración, trabajo y lo que considero muy importante, la socialización con los demás. Si a ello le sumamos la hipersensibilidad que nos caracteriza y que muchas veces tenemos un sentido del humor completamente diferente al de la sociedad en general... Imaginad la bomba de relojería en la que nos podemos llegar a convertir. Creo que la comunicación de este tema hacia el hijo es fundamental tanto para que él se conozca a sí mismo, como para que entienda el por qué de muchas cosas que le pasan en el día a día tanto en el cole, como en el parque o recreo con sus compañeros.
En mi caso, considero que este último punto hubiese sido fundamental para mi comprensión psicológica de mi circunstancia. 


- Me dijiste que en medio del bachillerato te tomaste algo así como un año sabático. A mi eso me suena a lo que decían que hacían los príncipes de Inglaterra antes de empezar la universidad pero no me parece que sea algo muy habitual aquí ¿Por qué esa decisión en medio del bachillerato? ¿Te ayudó ese año, te sirvió, qué ganaste personalmente?¿Lo recomendarías?


Como comenté anteriormente, podemos llegar a ser una bomba de relojería. Y ese fue mi caso. Exploté justo cuando comencé 2º de Bachillerato. No conseguía rendir lo que a mí me gustaba. El perfeccionismo es algo que me viene de serie en el ADN, y el no acercarme a él me frustraba, me agotaba y me cansaba hasta el punto de que me aburría soberanamente en las clases. Todo ello por falta de conocimiento de mi condición. Un Bachiller no es la ESO, ni se acerca. La ESO la saqué "con la gorra", pero la presión de saber que a partir de ahora una nota condicionaría mi futuro... Me negaba. Y si a ello se le suma mi "sobredestreza" a la hora de relacionarme con mis compañeros de clase... El resultado es el maravilloso anglicismo "BULLYING". Sabía que yo era diferente al resto, pero no por qué. Mi cabeza era una olla a presión y lo mejor que podía hacer era descansar ya que tanto primero como segundo estaban siendo los peores años de mi vida. "Gap year". Eso fue lo que hice. Abandoné segundo de bachiller casi al final, pues al no terminar el curso las notas no iban a ser computadas, y me dediqué hasta que volvió a comenzar el calendario escolar a descansar, hacer deporte, y viajar hasta donde me dejase el bolsillo... Y volver a descansar. En este periodo fue cuando les comenté a mis padres que quería hacerme las pruebas de superdotación/altas capacidades y... Voilá, tuve que comenzar también a realizar sesiones con un psicólogo para conocer como manejarme y manejar todo este berenjenal. 
Honestamente, creo que ese Gap Year ha sido lo mejor que he podido hacer por mi. Aprendes a conocerte a ti misma, a escuchar, a descansar, a saber que hay vida más allá que tu nota de bachiller, a estar con tu familia, no tener prisa ni ser impaciente... A conocer que la perfección no existe. Es un año que dedicas para ti y los tuyos, y por supuesto que dedicas a educarte respecto a la vida. Por que la educación que comprenden los libros muchas veces queda obsoleta, el mundo está siempre en constante evolución.
Cuando retomé todo, lo hice con más fuerza y ganas que nunca y, ¿sabéis qué? Curiosamente uno de los temas que me tocó en selectividad en el writing de inglés fue el Gap Year. ¿El resultado? Lo bordé. Era una señal de que tanto mi familia como yo, tomamos la decisión correcta. Estoy segura.
Además, es una práctica super habitual en toda Europa, los estudiantes descansan un año antes de empezar la universidad y lo dedican para todo lo que yo he comentado. Pero es una lástima que aquí en España no sea tan conocido.

- Ahora estás en la Universidad ¿Como lo llevas? ¿Estás estudiando la carrera que te gusta? ¿Consideras mejor el tipo de enseñanza ahí o similar a lo anterior? Si pudieras cambiar algo ¿qué cambiarías tú?

Actualmente estoy en tercero de carrera ya... A un paso del Trabajo Fin de Grado y a dos de graduarme... ¡Madre mía! Estar en la universidad a día de hoy es mi mayor satisfacción, al igual que en su momento lo fue el acabar la ESO, el bachiller o aprobar la PAU. Lo llevo genial, además, gracias a ese año de descanso he podido entrar en la carrera que más ilusión me hacía. Si llego a entrar cuando me correspondía, no tendría carrera en mi ciudad, pues estaba en fase de implantación. ¿Casualidad, o fue otra señal?
En cuanto al tipo de enseñanza, a pesar de lo que se dice tampoco me parece tan distinto, aunque es de agradecer que te hagan hacer trabajos, prácticas, exposiciones, supuestos... Es todo mucho más dinámico y no te lo dan todo hecho, por lo que tiempo de aburrirte no tienes.

- ¿Qué ha sido más difícil para ti personalmente, "estudiar" (Y cuando digo esto me refiero a hincar el codo porque aprender lo que te gusta me imagino que te resulta más fácil aunque también requiera su esfuerzo ) o las relaciones personales con los compañeros? 

Para mi ambas han sido complicadas por todo lo que he comentado, estaba limitada por que no sabía de mis capacidades ni de como explotarlas, tanto a nivel escolar como de relaciones personales con los compañeros. Si tuviese que elegir una de las dos, sería la segunda sin ninguna duda. El no entender por qué si tu haces una broma los compañeros no se ríen, pero si la hace otro si, el no entender por qué los niños se comportan como lo que a esa edad son, el saber y notar que tu no caes bien, y que te saquen defectos que tu consideras que no tienen sentido... Por cosas como estas eran motivos por los cuales yo siempre tendí a relacionarme con personas de unos 3 años mayores que yo, me sentía más cómoda.

- Si pudieras decirle algo al mundo ¿Qué le dirías? 

Más que al mundo, le diría a las personas que conviven con gente que creen que tienen o que ellos mismos tienen altas capacidades, que lo verifiquen y que por supuesto lo traten. Eso creo que es importantísimo, al igual que creo que es importantísimo el que jamás le digan a un niño que "lloras por todo/deja de llorar por todo". Lo siento mamá, lo siento papá, pero al igual que los pelirrojos nacen con el pelo naranja, nosotros somos hipersensibles. Es algo genéticamente establecido.

- ¿Habías hablado alguna vez de esto con alguien? ¿Por qué?  o ¿Con quién?


La verdad es que no. Nunca he tenido esa oportunidad y la verdad es que estaría genial hablar con gente que tiene tus mismas "condiciones" (¡lo pongo entre comillas por que en realidad no es ninguna condición!)


¿Cómo te ves el día de mañana?


¿Sinceramente? Expatriada, ¡y sin ninguna pena que la vida son dos días y uno ya me lo he pasado en España!


Seguramente podríamos hacerle muchas más preguntas y, mientras más le hiciésemos más nos preguntaríamos, pero creo que todas estas ya nos ayudan a pensar un poco más en cómo se sienten los verdaderos protagonistas, esos a los que me gusta tanto escuchar y conocer. Esos que tienen que esconderse para muchos y que para mi, desde hace tiempo, se han convertido en una de las mayores suertes; Suerte que podrían tener todos los que no son capaces de ver más allá de una nota. 

Nos seguiremos viendo amiga, y ahora ya sabes que cuentas conmigo. El abrazo, te lo daré en persona de nuevo uno de estos días. Gracias por compartir tu experiencia ;) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...